23/8/12

¿Qué portabebés escoger? Portabebés según edad


canguritos1
© 2009 Mamá de Lola www.mamadelola.com para Canguritos
Publicado originalmente en entrealgodones
Escoger un solo portabebés suele ser una tarea ardua. Añadida al extenso surtido en tipos y modelos que existe, aparece la circunstancia de que es difícil quedarse sólo con uno para toda la etapa de uso con el bebé. Es muy difícil elegir un portabebés que nos sirva desde recién nacido hasta que el niño en el que se ha convertido deje de querer que lo llevemos y que, además, nos resulte práctico en las distintas situaciones. Sería como pretender comprar unos zapatos para nuestro bebé recién nacido que le duraran hasta los 3 años. Sin embargo, hay combinaciones de portabebés muy útiles y que nos pueden dar muchas satisfacciones y largos periodos de disfrute.
Analicemos los distintos portabebés en función de su uso:

Fular:

El fular es el portabebés versátil por excelencia. Puede usarse desde recién nacido hasta que el cuerpo aguante (¡o el niño nos aguante a nosotros! ;) ) Existen distintas longitudes, en función de la talla del portador y de los anudados que se quieran realizar con él como se resume en esta tabla. Por lo general, con un recién nacido utilizaremos la cruz envolvente, canguro o doble cruz, con un fular de entre 3,70 y 4,70. Para niños más mayorcitos, que ya empezamos a llevarlos a la espalda, pero no pesan aún mucho, con 3,20 – 3,70 tendremos suficiente para realizar la mochila (canguro detrás). Sin embargo, cuando el bebé crece y aumenta de peso, se agradece un fular largo (de 4,70 en adelante) para realizar anudados con varias capas que nos ayuden a repartir el peso (mochila cruzada, triple cruzado o doble hamaca).
canguritos3
© 2009 Mamá de Lola 
En el caso de los fulares elásticos, distinguimos entre los de algodón 100% y los de mezcla con cáñamo. Los de algodón 100% resultan muy agradables, suaves y confortables con bebés recién nacidos, pero a partir de los 8-9 kilos al llevarlos durante ratos prolongados empiezan a ceder y resultar incómodos. Los de mezcla con cáñamo aguantan bien hasta los 14-15 kilos, siendo una opción muy recomendable cuando se quiere adquirir un fular elástico con una larga vida útil.

Mochila:

A continuación nos referiremos siempre que utilicemos el término “mochila” a las mochilas ergonómicas.
Las mochilas con respaldo rígido o no adaptable no son recomendables hasta que el bebé sabe sentarse por sí sólo, al menos hasta los 6-9 meses. Aunque existen distintos artefactos para utilizarlas con bebés más pequeños (reductores, cojines, …), en la práctica no resultan confortables para el bebé ni para la persona que lo lleva. Una mochila es un excelente portabebés para ponerse a un bebé de cierta edad de forma rápida.  Desaconsejo mochilas sin el respaldo preformado, como la Beco o la Patapum, porque, por esta característica, es más difícil conseguir la posición ranita (posición adecuada para su desarrollo) en ellas.
mochila mercado
© 2009 Mamá de Lola www.mamadelola.com
Las mochilas con respaldo adaptable, tipo fular, , son la opción ideal para recién nacidos si los padres no tienen experiencia con otros portabebés, les asusta utilizar un fular con un recién nacido o prefieren una opciónmás rápida y cómoda de colocar, sin tener que arrastrar metros de tela. Se coloca como una camiseta y permite la posición tanto erguida, ajustando como un fular, comotumbada (posición cuna), ideal para amamantar o dormir al bebé. Se pasa muy rápidamente de una posición a otra y el ajuste es inmediato gracias a su sistema de anillas. Esta mochila se puede utilizar desde recién nacidos o incluso con bebés prematuros, hasta aproximadamente los 14,5 kilos. Posee un accesorio para dar más soporte que se convierte en una práctica bolsita para guardar el portabebés cuando no se utiliza o incluso puede ser utilizado para sujetar una mantita en meses fríos, pudiendo llevar el portabebés debajo del abrigo del portador.
antracita pecho
Mochila/fular Close Baby. Foto del fabricante

- Bandolera:

La bandolera es el portabebés para llevar a la cadera por excelencia. Una vez entendida la dinámica del sistema de ajuste mediante anillas, es muy fácil de colocar. Además de a la cadera, puede usarse para llevar al bebé barriga con barriga o incluso a la espalda (en posición “tipo rebozo”, con el peso apoyado sobre un sólo hombro, o como un fular corto, en posición “canguro”).
Una bandolera es un portabebés complementario ideal. De recién nacidos nos servirá para amamantar al bebé cómodamente en posición cuna o para dormirlos en esa posición. También aliviará los cólicos y reflujos de un bebé pequeñito al llevarlo en posición barriga con barriga. Una vez que el bebé es capaz de sentarse por sí mismo, es el portabebés más cómodo y rápido de colocar para llevar al bebé a la cadera sentado a horcajadas, posición natural antropológica para llevar a nuestros hijos. Para un bebé que ya empieza a andar se convierte en un portabebés fundamental, pues se adapta perfectamente a las continuas subidas y bajadas que requieren esta teapa de descubrimiento y exploración. Bebés más mayores disfrutarán comentándonos las experiencias del día y lo que ven a nuestra altura cuando los llevamos a la cadera. Es el portabebés que suelo utilizar para recoger a mi hijo mayor del colegio, con sus 3 años y medio y sus 20 kilos.
Hay quien dice que, al cargar sobre un sólo hombro, tiene poca vida de uso, pero en realidad no carga sobre un sólo hombro, sino también sobre la totalidad de la espalda si la tela está bien extendida, siendo la opción más cómoda para la carga asimétrica que conlleva el porteo lateral (a la cadera).
Generalmente los bebés y niños disfrutan mucho de esta posición a la cadera, por lo que la bandolera se suele convertir en uno de sus portabebés favoritos.
- El pouch es una variante de la bandolera sin anillas, que no permite un ajuste tan fino como ésta y, además, tiene el inconveniente  se encuentra en diferentes tallas, en función del tamaño del portador. Hace poco ha salido al mercado un pouch con sistema ajustable para evitar las tallas, que, aunque salva esta desventaja, no nos permite controlar la tensión en cada punto tan fácil y efectivamente como en una bandolera de anillas sencilla.

- Mei tai:

El mei-tai o Meitai o portabebés asiático es la variante occidental de los tradicionales portabebés de esas zonas. Es muy parecido a las mochilas de respaldo rígido en su utilidad y utilización. El ancho inferior del respaldo del meitai ha de ser lo más parecido posible a la distancia entre las dos corvas del bebé cuando el bebé está sentado con las piernas abducidas; es decir, la longitud de los dos fémures más la medida de las nalgas. Algunos meitais tienen un sistema reductor consistente en una cuerdecita para usarlo con bebés más pequeñitos y ampliar la vida útil del mismo. Las tiras de los hombros y cintura pueden ser más o menos anchas o acolchadas, en función de los gustos de los padres, peso del bebé y zona climática. Es una buena opción a la mochila para madres y padres que prefieren los nudos en lugar de los sistemas de cierre típicos de las mochilas, además de que pueden resultar estéticamente muy valorados.

- Combinaciones de portabebés

A continuación esquematizo cuáles considero las combinaciones de portabebés más idóneas para llevar a un bebé según la edad del mismo:
  • Para un bebé recién nacido:
- fular tejido/elástico + bandolera
- mochila-fular Close Baby
  • Para un bebé que se sabe sentar por sí mismo:
- fular tejido/elástico + bandolera
- mochila + bandolera
- meitai (+ bandolera)
- mochila- fular + bandolera
  • Para un bebé que ya sabe caminar:
- fular tejido + bandolera
- mochila + bandolera
- meitai + bandolera
- mochila/fular Close Baby + fular corto tejido (para anudados a cadera y espalda) o bandolera
  • Para un niño grande (2-5 años)
- fular tejido + bandolera
- mochila  + bandolera de tejido resistente (lino o tela de fular)
Como se ve, hay distintas combinaciones que nos permitirán llevar al bebé durante todo el periodo en el que nos sintamos a gusto llevándolo y él nos permita. El fular junto con la bandolera constituyen la opción más versátil y de más larga vida útil. Pero para quien no se atreve con el fular, una muy buena opción puede ser sustituirlo los primeros meses por una mochila/fular  y empezar a combinarlo con una mochila cuando el bebé ya empiece a sentarse por sí solo.
La bandolera es el complemento ideal a cualquier otro portabebés: económicas, de larga vida útil, se guardan en poco sitio, pudiéndolas llevar siempre en el bolso o donde se lleven el resto de accesorios del bebé, nos permitirá cargar al bebé de forma muy rápida y llevarlo a la cadera cómodamente. Se pueden coser con unas anillas adecuadas y la tela de algodón, lino o seda que más nos guste y nos parezca adecuada y resistente para nuestro bebé o comprar las ya confeccionadas.
Siempre se recomienda tener al menos un par de portabebés (del mismo tipo o distintos) para ir alternando. Sobre todo en los primeros meses de vida del bebé, éstos suelen tener tendencia a regurgitar y echar leche que manche el portabebés y es necesario tener algún otro que pueda servir “de repuesto” mientras se lava y seca el manchado, ya que los portabebés se convertirán en imprescindibles para realizar las tareas cotidianas, como salir a la calle, hacer las tareas de casa, atender a otros hijos, etc.

No hay comentarios: